• La fase se inicia con el movimiento de los títulos hacia el custodio de la renta variable de Vall Banc y el seguimiento continuado de las liquidaciones en diversos mercados
  • Cuando todos los activos estén disponibles, se procederá a realizar las gestiones necesarias para conseguir el levantamiento de las suspensiones existentes sobre las órdenes de suscripción y reembolso de los fondos gestionados por Vall Banc Fons
  • El traspaso definitivo será el último paso antes de operar con total normalidad para Vall Banc

Vall Banc ha informado de que ya ha iniciado la operativa de traspaso de los activos que estaban custodiados en Credit Suisse. Esta fase, que se prevé que se prolongue unos días, se inicia con el movimiento de los títulos hacia el custodio de la renta variable de Vall Banc y el seguimiento continuado de las liquidaciones en diversos mercados.

Complementariamente, cuando todos los activos estén disponibles, se procederá a realizar las gestiones necesarias para conseguir el levantamiento de las suspensiones existentes sobre las órdenes de suscripción y reembolso de los fondos gestionados por Vall Banc Fons.

Para ofrecer un servicio más ágil, la entidad ha reforzado el área de atención al cliente y, en el momento que los activos se encuentren definitivamente disponibles, se ofrecerán alternativas de gestión a los clientes.

Vall Banc contempla el traspaso definitivo como el último paso para operar con total normalidad. Cabe recordar que una vez emitida la resolución de los tribunales suizos, que habilitaba a AREB (Agencia Estatal de Resolución de Entidades Bancarias del Principado de Andorra) a reclamar a Credit Suisse SA la posición que BPA (Banca Privada de Andorra) tenía en activos, se iniciaron los trabajos preparatorios necesarios, liderados por AREB y acordados entre les dos instituciones, para recuperar sus respectivas posiciones y facilitar que los clientes pudiesen acceder a sus activos lo antes posible.

En el mes de junio, la Corte de Derecho Público del Tribunal Federal Suizo publicó una sentencia que habilitaba a la entidad de Andorra a recuperar unos 630 millones de euros de activos fuera de balance que se habían quedado consignados en una cuenta de Credit Suisse, y que estaban en manos de pequeños inversores. Los 630 millones se habían quedado atrapados en Suiza por la operativa que se seguía en el Principado en inversiones corporativas cuando aún se mantenía el secreto bancario.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *